16 May

Not provided, Google Analytics no suelta palabra

Omertà es la ley del silencio que impera en la Mafia italiana. Si la policía pregunta, si los jueces preguntan, omertà es el silencio que garantiza la seguridad de los mafiosos. Algo muy parecido a lo que sucede con las consultas de búsqueda que Google Analytics etiqueta como not provided.

Entre otras muchas cosas, el protocolo HTTP por el que se conecta un ordenador cliente (el que hace la petición) con un ordenador servidor (el que da la respuesta) consiste en el intercambio de los headers (encabezados) entre el navegador y el servidor que almacena la página solicitada.

El navegador facilita al servidor cierta información (http response headers) sobre la página desde la que se origina la visita. Ese fragmento de información es el header, el encabezado. Los headers más famosos incluyen cookies, user agent (navegador o robot) y referer (sí es una errata en inglés).

Un ejemplo. Hacemos una consulta en el buscador Google y clicamos en el resultado que consideramos más relevante. El servidor en el que está alojada la página que queremos consultar le pide al navegador información a través del protocolo http request header referer. Es decir, le pregunta ¿de dónde vienes y qué palabra clave has usado para buscarme?

Esta información es la que utilizan los programas de analítica web como Google Analytics. Por esa información sabemos de dónde vienen las visitas (referral) y las palabras clave que han empleado para buscarnos.

El estudio de las consultas de búsqueda que los usuarios han realizado para llegar a nuestro website nos proporciona información muy valiosa para optimizar nuestro website (contenidos, productos y servicios) e incluso para mejorar nuestro posicionamiento orgánico en buscadores (SEO).

El origen del not provided

Para garantizar la seguridad, Google encriptó en 2011 bajo el protocolo SSL (Secure Sockets Layer) las búsquedas que realizaban los usuarios. Al principio esta medida sólo afectaba a los usuarios de los servicios de Google que estuviesen logados en el sistema. Pero poco a poco esta medida de seguridad se fue extendiendo en la web. Ahora mismo la búsqueda encriptada es una opción por defecto para todos los usuarios que utilizan Google Chrome, Firefox y los dispositivos bajo el sistema operativo iOS6 y superiores (iPhone, iPad).

Es decir, bajo el protocolo HTTPS (la S indica que está usando SSL) el navegador sólo envía como información “referer” u origen el nombre de dominio en el que se encontraba (por ejemplo google.es), pero no las palabras clave usadas. El resultado es que en los informes de búsquedas orgánicas de Google Analytics (y también en los del resto de herramientas como Omminuture, Webtrends) aparecen cada vez más palabras clave con la etiqueta not provided, lo cual complica los análisis que podamos hacer tanto sobre la página como sobre el website en su conjunto.

Alternativas al not provided

Podemos seguir extrayendo información sobre las consultas de búsqueda que utilizan los usuarios a través de varias fuentes.

Google AdWords. El cambio de búsqueda a SSL no afecta a las visitas que lleguen a través de Google AdWords, con lo cual tenemos una forma de contrastar la información. Y es que «el not provided afecta sólo a las analíticas post-clic. No influye en las keywords pre-clic, que son escritas por los usuarios en los cuadros de búsqueda«.

Google Webmaster Tools. Al vincular Webmaster Tools podemos importar las 100 primeras consultas orgánicas a uno de los informes de Analytics (Fuentes de Tráfico > Optimización en Buscadores > Consultas). Matt Cutts de Google dice literalmene «Google Webmaster Tools only provide a sampling of the data. We used to provide info for only 100 queries. Now we provide it for more queries, but it’s still sample”. En su website Enrique Quintero habla de 1.000 consultas.

Google Analytics. Podemos observar a qué páginas de destino acceden los usuarios que llegan por medio de una consulta de búsqueda not provided (Comportamiento > Contenido del sitio > Páginas de destino). Creamos un segmento avanzado para observar sólo las páginas de destino a las que ingresan los visitantes cuya palabra clave tenga coincidencia exacta con (not provided). Existe una solución específica para websites de ecommerce a través de la creación de embudos multicanal, si la necesitas ponte en contacto con nosotros y te daremos un presupuesto.

31 Oct

¿Cómo calcula Google AdWords la posición de cada anuncio?

Para cada búsqueda en Google, el motor realiza de forma automática y en paralelo dos cálculos simultáneos.

  • Por una parte calcula en función de la consulta,  idioma, ubicación, hora del día (etc) y dispositivo con el que se busca cuál será el número y tipo de resultados que va a entregar (listados locales, mapas, páginas de Google Places, etc) y en qué orden los va a mostrar. Nadie conoce el algoritmo con el que maneja tantas variables. 
  • Por otra parte, Google calcula el número de anuncios que va a incluir en sus páginas de resultados (de momento* un máximo de 11 anuncios en primera página), la posición que ocupará cada anuncio, el importe que cargará a cada uno de los anunciantes por publicar su anuncio (CPM) y la cuantía que tendrá que abonar el anunciante que reciba un clic del usuario (CPC). Cada anunciante puede pagar una cantidad diferente a los demás. Google acaba de actualizar la fórmula con la que ordena sus anuncios. 

La fórmula con la que Google ordena los anuncios que publica en su página de resultados se llama ranking del anuncio y se basa desde el pasado 22/10/2013 en tres factores:

  1. Oferta de CPC del anunciante (puja del anunciante por usar la palabra clave con la que activará su anuncio
  2. Quality Score, nivel de calidad de la palabra clave (puntuación sobre base 10)
  3. Impacto esperado de las extensiones y formatos del anuncio (este factor es completamente nuevo)

Estos tres factores quedan recogidos en la fórmula:

Ad Rank formulaAd Rank = Max. CPC x Quality Score x Expected performance

Para dos anuncios con la misma oferta de CPC y nivel de calidad el sistema AdWords determinará cuál de los dos tendrá mejor posición en función del impacto esperado de las extensiones. Será Adwords quien seleccione de forma automática la combinación de extensiones que considere más efectiva para cada anuncio.

¿Qué consecuencias tiene la nueva fórmula de ranking?

La nueva fórmula de ranking tiene una importancia capital porque determina la posición del anuncio (y los clics que recibirá) y también afecta a si se mostrarán o no la extensiones y formatos asociados que influyen en su relevancia.

Número de clics y CTR. Como ya sabemos, el número de clics que recibe un anuncio varía en función de la posición que ocupa en la página. Cuanto más arriba se sitúe el anuncio mayor número de clics recibirá (en 2006 un estudio de AOL determinó que el 42% de los clics en una página los recibía la entrada en primera posición). Cuantas más veces se publique un anuncio sin recibir un clic, peor será su CTR (que es además el primer factor que influye en el nivel de calidad).

Extensiones activas. La mayoría de las extensiones sólo se despliegan cuando el anuncio ocupa las posiciones sombreadas en amarillo (por encima de los resultados orgánicos). En función de la consulta y coyuntura del usuario Google decide cuáles son las extensiones y formatos que publicará.

Coste del CPC. Ahora si el anunciante quiere destacar deberá hacer su anuncio más relevante con las extensiones y esforzarse para incrementar o bien su nivel de calidad o bien su inversión (oferta de CPC). Es infinitamente más rápido subir la oferta de CPC que incrementar el nivel de calidad (basado entre otros factores en el histórico de CTR de la keyword, anuncio, campaña y cuenta, así como en la relevancia de la landing page para el usuario).

En España Google tiene una cuota de búsqueda del 98% (octubre 2013). Es decir, 9,8 de cada 10 búsquedas se realizan en este buscador. Su monopolio del mercado le permite comercializar todo el espacio disponible en su página de resultados. La nueva fórmula de ranking incrementa el coste de CPC de las palabras clave y exprime aún más los recursos de los anunciantes. En AdWords confluyen dos estrategias de negocio. Por una parte AdWords Express como sistema automatizado para pequeños anunciantes locales (tiendas de barrio y pequeños negocios) que compran visibilidad y por otra Google AdWords como herramienta profesional de marketing para anunciantes de mayor calado que necesitan captar tráfico cualificado.

*La página de resultados Google incluye de momento hay 3 anuncios resaltados en amarillo sobre los resultados orgánicos y 8 anuncios en el lateral de la página. Quizás en un plazo muy breve el número de anunciantes se amplie, pues Google parece que quiere hacer universal y obligatorio AdWords Express.

16 Sep

Cómo calcular la oferta máxima de CPC en AdWords

Google AdWords está basado en un sistema de pujas ponderado por el Quality Score, la fórmula que premia la relevancia del anuncio y la calidad de la página de destino del anunciante.

Cada anunciante puja por el uso de las palabras clave que más le interesan. Su puja establece una oferta de CPC, es decir, determina la cantidad que está dispuesto a pagar por cada clic que hagan los usuarios en sus anuncios. Obviamente todos los anunciantes tienen competidores que también usan Google AdWords y también necesitan usar las mismas palabras clave en sus campañas y están dispuestos a pagar incluso un poco más por utilizarlas. En otro artículo ya hemos explicado cómo se calcula el CPC real. 

De esa forma el coste por clic de la palabra clave se incrementa de forma paulatina y requiere cada vez inversiones mayores que canibalizan los recursos económicos de otras acciones del plan de marketing digital.

Para que Google AdWords siga siendo un sistema eficiente debemos saber cómo calcular nuestra oferta máxima de CPC, la cantidad a partir la de la cual Google AdWords deja de ser un sistema rentable de generación de tráfico cualificado. Para ello debemos seguir un sistema de 3 de pasos.

1.- Determinar nuestro CPA (Cost Per Acquisition).

Nuestros anuncios se muestran un número N de veces (CPM, Cost Per Mille), a medida que suman impresiones los usuarios hacen clic (CPC, Cost Per Clic) en nuestros anuncios pudiéndose determinar un CTR (Clic Through Rate) una relación entre los clics y las impresiones de un anuncio

Clic Through Rate formula

CTR = (Clics/ Impresiones)*100. Esta fórmula se lee así. El porcentaje de clic es igual al número de clics recibidos dividido entre el volumen total de impresiones lanzadas.

Los usuarios que hacen clic en nuestros anuncios son conducidos de forma automática a una página web (home, página interna o landing page) en la que esperamos que conviertan, es decir que cumplan el objetivo de la campaña (descarga de un PDF informativo, descarga de un cupón descuento o vale promocional, registro del usuario, compra de un producto o servicio, etc). Sólo un pequeño porcentaje de los usuarios que llegan a la landing page cumplen el objetivo. Se establece un segundo ratio el CR, Conversión Rate que establece el número de clics necesarios para que se produzca una conversión.

Conversion Rate formula

CR = (Clics/ Conversiones)*100. La fórmula se lee así. El porcentaje de conversión es la relación entre el número total de clics recibidos y el número total de conversiones conseguidas. 

El ratio de conversión promedio para ventas no incentivadas es de 1%. Es decir cada 100 clics se va producir una venta. Este ratio baja enormemente en sectores como la venta online de viajes y billetes (se consultan muchas tarifas y se venden pocos billetes) y es espectacularmente más alto en la venta de entradas de espectáculos. Debemos determinar cuánto nos ha costado conseguir ese cliente, el CPA (Cost Per Acquisition) que en su versión más simple sumaría el CPM (coste por mil impresiones) + CPC (el coste de los clics necesarios para que se produzca una conversión).

CPA formula

Existen dos fórmulas. La más sencilla es contar el número de clientes que hemos conseguido y dividirlos por el coste de la campaña. La segunda fórmula, más larga, suma las inversiones parciales. CPA = CPM total + CPC total. La expresión escrita de la fórmula es el coste de adquisición de un cliente es igual a la suma del coste total de las impresiones lanzadas y al coste total de los clics recibidos.

2.- Limitar nuestro CPA en función del valor del vida del cliente.

El valor del cliente es el margen bruto que nos proporciona en un periodo de tiempo. El margen bruto se calcula restando al valor de venta el valor de compra.

Margen bruto = Valor de venta – Valor de compra

Ejemplo 1. Si por ejemplo hacemos una campaña de AdWords para vender a 12€ camisetas con diseño gráfico que nos cuestan unitariamente 9€, nuestro margen bruto es de tan solo 3€ por camiseta vendida. El sentido común nos dice que nuestro CPA (Cost Per Acquisition) máximo de cada cliente debe ser inferior a 3€ si no queremos perder dinero con cada camiseta que vendamos.

Ejemplo 2. Vamos a complicar un poco más la cosa. En lugar de un producto vamos a pensar que vendemos un servicio: la suscripción a la plataforma online de música Spotify. La compañía quiere hacerse con la mayor cuota posible de clientes antes de que aparezca Google Music en Europa y cuenta con nosotros. En este caso el objetivo de nuestra campaña de AdWords es captar clientes aprovechando la oferta promocional de suscripción al servicio Premium de Spotify por el que la cuota habitual de 9,99€ /mes se reduce a tan sólo 4,99€/ mes.

Spotify nos ha comunicado que el cliente de pago permanece en su compañía 18 meses como promedio antes de darse de baja y que el margen bruto promedio (descontado lo que Spotify paga a las discográficas por su catálogo) es de 1,99€/ mes. En este caso el valor de vida del cliente LTV de Spotify es de 18 meses x 1,99€ = 35,82€.

Esta cantidad representa el valor máximo que podríamos gastarnos para adquirir un cliente. Pero obviamente el CPA tiene que ser muy inferior para que el proyecto sea viable económicamente. Es práctica común en las empresas de servicios que el CPA se sitúe entre 1/5 y 1/3 del LTV

CPA LTV formula

LTV/5 > CPA < LTV/3. Esta fórmula se lee así: El coste promedio de adquisición de un cliente se sitúa entre una quinta parte (20%) y una tercera parte (33%) de los ingresos brutos que genera el cliente en un período de tiempo determinado. Utilizando los datos de nuestro ejemplo 35,82/5 = 7,164€ y 35,82/3 = 11,94€. Es decir el CPA se sitúa entre 7,164€ y 11,94€ por cliente.

3.- Aplicar la fórmula que nos permite calcular la oferta de CPC.

Si utilizamos el ratio de conversión del 1% anterior, (es decir que necesitamos 100 clics para que un usuario se haga cliente de pago) deberíamos aplicar esta fórmula

Cost Per Clic formula

CPC = CPA (CR)/ 100. Esta fórmula se lee así: el coste por clic se calcula multiplicando el coste de adquisición de un cliente por el ratio de conversión y dividiendo el resultado entre cien.

  • CPC = CPA 7,164 € (CR 1)/ 100 = 7,164/100 = 0,072 € por clic
  • CPC = CPA 11,94€ (CR 1)/ 100 = 11,94/100 = 0,12€ por clic

Obviamente tenemos un presupuesto muy exiguo y deberemos acudir sí o sí a keywords de long tail para tratar ofertar Spotify vinculado a grupos, canciones y letras (lo que la gente busca en internet) de caracter minoritario (grupos alternativos, jazz, hip-hop, etc).

Antes decíamos que el ratio de conversión del 1% era aceptado como promedio para ventas no incentivadas. Vamos a considerar que la promoción de precio de Spotify es muy buena y nos permite incrementar nuestros ratios de conversión promedio a un 4% Nuestra oferta de CPC sería entonces mucho mayor

  • CPC = CPA (CR)/ 100 = CPA 7,164 (CR 4)/ 100 = 0,29€ como mínimo y
  • CPC = CPA 11,94 (CR 4)/ 100 = 0,48€ como máximo.

Confiamos que esta explicación del cálculo de la oferta máxima de CPC te sea de utilidad para optimizar tu presupuesto en Google AdWords y cualquier otra red o soporte que te ofrezca la posibilidad de hacer campañas de PPC (pago por clic). Para calcular esta oferta máxima de CPC es imprescindible manejar tres conceptos clave como son el coste de adquisición del cliente (CPA), el valor de vida del cliente (LTV) y la tasa de conversión (CR). Un sencillo sistema de 3 pasos te guiará para establecer la oferta de CPC más adecuada:

  1. Determinar el CPA, Cost Per Acquisition, el coste promedio de adquisición de cada nuevo cliente.
  2. Limitar el coste de adquisición de un nuevo cliente entre un tercio y un quinto de los ingresos brutos que ese cliente proporcionará en un período de tempo X.
  3. Aplicar la fórmula por la que se multiplica el coste de adquisición de un cliente por la tasa de conversión de la presencia online.

Te ayudamos a optimizar tu inversión en AdWords

Google AdWords es una herramienta muy útil cuando se sabe manejar. Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a determinar tu oferta máxima de CPC. Mejoraremos tu coste de captación de nuevos clientes, incrementaremos la eficacia de tu presupuesto de marketing en AdWords.

03 Dic

AdWords promocionados por Google

AdWords promocionados por Google

El objetivo del posicionamiento es situarse en los primeros puestos de la página de resultados. Cuanto más alta es la posición que se ocupa, mayor es la tasa de clic que se recibe.

Google promociona los anuncios de AdWords más relevantes y sitúa un máximo de 3 de ellos (de momento) en un espacio sombreado en amarillo por encima de sus propios resultados orgánicos. Además Google incrementa el nivel de calidad de estos anuncios con un bonus que reduce el CPC que pagan con respecto a su competencia. El objetivo es que estos anuncios reciban una mayor tasa de clic. ¿En qué se basa Google para asignar esas posiciones bonificadas?

Podríamos decir que esas posiciones bonificadas se basan en el CTR recibido por el anuncio (el interés que despierta) y la tasa de rebote de la página de destino (correspondencia con el interés de búsqueda del usuario).

Pero hay más, mucho mas. Google toma la decisión de promocionar los mejores anuncios de AdWords basándose en el nivel de calidad de los anuncios y en la información que recibe de 3 sistemas aparentemente independientes que funcionan de forma coordinada: el buscador Google, el sistema de publicidad Google AdWords y el sistema de métricas Google Analytics.

El buscador Google sabe y/o presupone la relevancia que tiene para el usuario una página concreta y en función de esa relevancia le asigna un ranking en la página de resultados para determinada cadena de búsqueda. El algoritmo en el que Google basa su ranking es totalmente secreto.
Para esa cadena de búsqueda concreta el buscador Google sirve miles de páginas de resultados ordenados por relevancia. A través de herramientas como Google Webmaster Tools podemos comprobar que Google ofrece oportunidades a las páginas que considera relevantes mostrándolas entre los primeros resultados. Si en ese momento obtienen clics de los usuarios aumenta el CTR de la página y como gustan se volverán a mostrar con más frecuencia.
Cadena de búsqueda, número de impresiones (incremento o decremento con respecto al periodo anterior), ranking en la SERP (tendencia ascendente o descendente), CTR obtenido (incremento o decremento).
El sistema de publicidad Google AdWords elabora un Ad Rank en función de la oferta máxima de CPC y el nivel de calidad del anuncio y de la landing page. Este algoritmo es público y conocido: Ad Rank = Bid x Quality Score.
El nivel de calidad de la página de destino cada vez tiene más importancia (aprox. un 30% del Quality Score). Google valora la vinculación de la palabra clave y del anuncio asociado con la presencia de esa misma palabra clave en la página de destino (titular, subtitulares, repeticiones de la palabra clave, densidad de palabras clave, si está destacada con negrita, cursivas, comillas, etc). Google AdWords interpreta así la coherencia entre lo que se anuncia y la página de destino.
El sistema de medición Google Analytics suministra al buscador Google y al sistema de publicidad Google AdWords información muy valiosa sobre el comportamiento del usuario. Aunque la página anunciante NO tenga implementado Google Analytics, Google sabe relacionar los siguientes elementos que resumo para no ser muy prolijo en detalles:
Del usuario
  • Palabra clave/ cadena de búsqueda
  • Idioma de la palabra clave
  • Idioma del navegador
  • Ubicación geográfica del usuario (país, ciudad, radio de 10 km)
  • Primera visita o usuario recurrente (cookies)
Del anuncio
  • Keyword que ha activado el anuncio
  • Matching con la cadena de búsqueda del usuario (concordancia)
  • Qué anuncio ha activado la keyword (puede haber varias versiones de anuncio)
  • Página de destino a la que apunta ese anuncio
  • Conversiones
Del comportamiento del usuario
  • Historial de búsqueda del usuario (identificado por cookie, IP)
  • Hora de entrada en la web (hora en la que se produce el clic)
  • Página por la que entra a la web (a la que le dirige el anuncio)
  • Hora de salida de la web (el usuario vuelve al buscador)
  • Duración de la sesión (tiempo en el dominio)
  • Última página que ha visitado (si es distinta a la de entrada)
De la página de destino
  • Tasa de rebote
  • Tiempo en página
Del website
  • Número de páginas visitadas por usuario
  • Página de salida

Si el usuario que ha hecho clic en el anuncio sale de la web de destino por la misma página que ha entrado se puede considerar un rebote. Pero si el tiempo de permanencia es elevado Google sabe que el usuario puede haber leído la página.

Si además el usuario sale del website por una página distinta a la que ha entrado, Google sabe que el resto del website también despierta el interés del público. Interés que evalúa en función de la duración de la sesión.

En función de todos estos parámetros Google se crea una imagen muy aproximada del interés y utilidad que tiene para el usuario la página que se anuncia. Por eso promociona por encima de sus propios resultados orgánicos los anuncios de AdWords que son más relevantes para los usuarios.

15 Oct

El remarketing explicado graficamente

Vamos a suponer que te gustan los relojes. Una noche navegando por la red descubres por primera vez uno que te llama especialmente la atención, el Junghans Chronoscope creado por Max Bill. Como el artículo que has leído no indica su precio realizas una búsqueda que te lleva a la página de Amazon.es que lo vende.

Una ficha de producto en Amazon.es

Ya conoces el precio del reloj y te vas a dormir. A la mañana siguiente vuelves a navegar y pulsando un enlace llegas a otro blog donde descubres con gran asombro anuncios del reloj que viste ayer.

Ejemplo de remarketing en una web

Este es precisamente el remarketing. Has visto determinado contenido en una web. Ese contenido está asociado a una cookie de tu navegador y el anunciante que decide hacer remarketing te puede volver a mostrar su producto a través de anuncios. El adserver es quien lee la cookie de tu navegador y el responsable de lanzarte el anuncio.

Remarketing, un ejemplo iulustrado

Si tu navegador no pudiera ser identificado por haber borrado las cookies o hubieras iniciado una nueva sesión como usuario anónimo, verías otra publicidad completamente distinta, como la que te muestra la captura de pantalla tomada en el mismo instante con otro navegador.

Remarketing, un ejemplo gráfico

En esta captura de pantalla (obtenida haciendo clic en un disclaimer del los anuncios en display) el anunciante admite que está rastreando tu cookie allá por donde vayas. Si quieres entender mejor cómo funcionan las cookies y las campañas de remarketing te recomendamos leer este artículo en el que lo explicábamos con mucho más detalle.

Como puedes comprobar, las campañas de remarketing funcionan de la misma forma que la canción «Semilla negra» de Radio Futura. Te dejo aquí la letra por si todavía no te la sabes de memoria :-P

Semilla negra

Ese beso entregado al aire es para ti
fruta que has de comer mañana.
Guarda la semilla porque estoy en él
y hazme crecer
en una tierra lejana.

Si me llevas contigo
prometo ser ligero como la brisa
y decirte al oído
secretos que harán brotar tu risa.

Esos ojos detrás del cristal
son dos negros cautivos cruzando el mar.
Por la noche estaré solo en la selva,
qué voy a hacer
esperando a que vuelvas.

Si me llevas contigo
prometo ser ligero como la brisa
y decirte al oído
secretos que harán brotar tu risa.

Yo tengo un pensamiento vagabundo,
voy a seguir tus pasos por el mundo.
Aunque tú ya no estás aquí
te sentiré
por la materia que me une a ti
por la materia que me une a ti
por la materia que me une a ti…

Semilla Negra,
Semilla Negra,
Semilla Negra,
Semilla Negra.

27 Jul

¿Qué son las cookies?

Una cookie es un pequeño archivo con una cadena de caracteres que el servidor web envía al ordenador del usuario cada vez que visita un sitio web. Las cookies se almacenan en el navegador del usuario e incluyen un identificador único (ID) de tal manera que cuando vuelve a visitar la web, la cookie permite al servidor web reconocer el navegador.

El uso de cookies es un estándar en internet y muchos sitios web las usan para proporcionar características útiles a sus clientes como recordar las preferencias del usuario y otro tipo de información.

Un servidor utiliza cookies para saber cómo y cuándo se visitan las páginas de una web y por cuántos usuarios distintos. Las cookies permiten conocer con detalle la actividad que realiza el usuario por ejemplo: si es un usuario nuevo o recurrente, el lugar desde el que accede (IP), el dispositivo fijo o móvil desde el que accede, el sistema operativo y navegador utilizados, las secciones recorridas en la web, las páginas más visitadas, e infinidad de datos con los que es posible establecer el comportamiento del usuario.

Captura de pantalla de la política de cookies de una web británica¿Cuántos tipos de cookies hay?

Hay dos tipos de cookies. First party cookies y third party cookies. Las first party cookies están asociadas al domino que visita el usuario y sólo pueden ser leídas desde este domino. Las third party cookies son instaladas en el navegador por terceros con los que se relaciona el sitio web que visita el usuario (anunciantes por ejemplo) y pueden ser leídas desde dominos externos. Cualquiera puede acceder a ellas, modificarlas o eliminarlas (por esta misma razón no pueden proporcionar datos fiables sobre los usuarios únicos y recurrentes a un sitio web). Google Analytics sólo recurre a first party cookies, es decir lanza las cookies desde el dominio que se está visitando.

Las first party cookies son necesarias para facilitar la navegación por determinadas páginas, por ejemplo la selección de idioma, mantener un determinado tamaño de fuente o actualizar el carrito de la compra en un e-commerce hasta el momento de registro.

Las third party cookies pueden no ser imprescindibles para la navegación y permiten elaborar perfiles sobre nuestra actividad. Estos perfiles se utilizan para analizar nuestros gustos y preferencias, con objeto de evaluar nuestra idoneidad como destinatarios de campañas publicitarias, de marketing u otras actividades. Por ejemplo un usuario que acaba de introducir en su carrito de la compra potitos para bebé podría ver en ese comercio electrónico anuncios relacionados (colonias, pañales, juguetes, etc).

Un usuario que visite la a web de una empresa de comercio electrónico puede recibir aproximadamente 12 first party cookies, y si esta web soporta publicidad, podría almacenar 36 third party cookies adicionales.

Las cookies y las campañas de remarketing

Un ejemplo del uso de las cookies para identificar usuarios nos los proporciona Google a través de su sistema de publicidad AdWords. Supongamos que somos el portal de ofertas «Atrápalo.com» y que estamos haciendo una campaña de publicidad de display en la extensa Red de Contenido de Google para promocionar la contratación de hoteles en oferta en nuestra web.

Alguien ve uno de nuestros anuncios de «hoteles en oferta», el usuario hace clic en el anuncio, visita nuestra página de ofertas, pero no reserva ninguna noche de hotel.

Google añade en el navegador del usuario una cookie («Boomerang» la cookie del adserver DoubleClick) con un identificador ID de 18 dígitos que permite identificar el navegador y los anuncios vistos. Con esta cookie Google proporciona a los anunciantes métricas de la cantidad de personas que vieron un anuncio. Si el usuario hace clic en el anuncio y visita nuestra página de ofertas de hoteles se añade a la cookie la dirección IP de nuestra web. Con estos datos podemos crear una lista de visitantes que cumple las siguientes características:

  • Han hecho clic en nuestro anuncio de ofertas de hoteles
  • Han llegado a nuestra página web desde ese anuncio
  • Han salido de la web sin haber reservado ninguna noche de hotel

El usuario continúa navegando por internet y visita otra de las páginas de la Red de Contenido de Google. El adserver lee la cookie y le reconoce como uno de los usuarios interesados en ofertas de hoteles que ya ha hecho clic uno de nuestros anuncios sin contratarlo. En ese momento se lanza al usuario lo que el programa Google AdWords llama una «Campaña de Remarketing», es decir un nuevo anuncio (puede ser texto o display) con una nueva oferta de hoteles.

El uso de las cookies (y la avanzada tecnología del adserver) ofrece al anunciante una segunda oportunidad durante 30 días (el tiempo que dura la cookie) para impactar con un anuncio muy específico en los usuarios ya hayan visitado nuestra web y todavía no se hayan convertido en clientes.

Darth Vader y el monstruo de las galletas invitan a pasarse al "lado oscuro"

¿Cuál es el peligro de las cookies?

Es posible relacionar el contenido de las cookies con la dirección IP de conexión y con otros datos de carácter personal, ya sean aportados por los propios usuarios en formularios de registro, encuestas (¿eres mayor de 18 años?, ¿cuál es tu sexo? ¿crees que España acabará por ser intervenida? , etc) o los que pueden ser recopilados a través de las técnicas de analítica web con los que se podría saber el contenido visitado y de ahí inferir la orientación sexual (visionado de vídeos de temática homosexual), política (en función de los diarios visitados), etc.

Se supone que todas las webs tienen un comportamiento ético y que nadie está interesado en «triangular» la posición de determinado usuario, pero no resulta complicado obtener información sensible.

¿Quien nos protege de las cookies?

Para proteger la privacidad del usuario, el navegador del cliente sólo permite a cada servidor web acceder a sus propias first party cookies y no a las first party cookies que pudiera haber almacenado de otros websites.

El usuario puede modificar la configuración de su navegador para que acepte todas las cookies, para rechazar todas las cookies o ser notificado cuando el servidor envía una cookie.

La Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI) en su artículo 22 adapta la Directiva Europea e-privacy (ley anti cookies) que regula el rastreo de información de los usuarios a través de cookies. Esta norma obliga a las empresas a informar al usuario de su web de la utilización de cookies y a solicitar la aceptación expresa de las mismas, especialmente de las denominados “de tercera parte” y que están vinculadas a dominios externos a la propia empresa. El incumplimiento del artículo 22 de la LSSI es considerado como infracción leve y lleva aparejado una sanción de 30.000€. Es la Agencia Española de Protección de Datos quien, de oficio o a partir de una denuncia, puede actuar fiscalizando el cumplimiento de esta Ley.

Para más información sobre el uso de cookies y cómo bloquearlas, accede a www.allaboutcookies.org, www.youronlinechoices.eu (Europa) o www.aboutads.info/choices/ (Estados Unidos).

21 Jul

Optimización de campañas de AdWords

AdWords CTR

Hoy es uno de esos días en los que nos sentimos orgullosos de nuestro trabajo. Hemos optimizado la cuenta de Google AdWords de una casa rural en Galicia que con un modesto presupuesto desea, quiere, necesita atraer tráfico de calidad a su web. Como puedes apreciar en la imagen de cabecera de este post que hemos obtenido de Google Maps, Galicia entera es un hervidero de casas rurales diseminadas por toda su orografía. Unas casas rurales que no sólo compiten entre ellas, sino también con las que se ubican en la vecina Asturias.

Si hay que señalar un defecto de Google AdWords es su hipersensibilidad tanto a la concurrencia como a la competencia. La concurrencia la define el número de players en la misma categoría y momento y el principal indicador de una abultada concurrencia es el CPM (Coste Por Mil) tan elevado que aplica a la categoría en la que se muestran estos anuncios. Nada más y nada menos que 156,0€ (quizá contribuya la estacionalidad de las vacaciones de verano). La competencia la define el número de actores que pretenden usar las mismas palabras clave en un mismo ámbito geográfico. El mejor indicador de la competencia es el CPC promedio (Coste Por Clic) que en este caso también es muy elevado y se sitúa entre 1,2€ y 1,5€.

Si sumamos CPM + CPC, concurrencia + competencia obtenemos una combinación capaz de volatilizar el presupuesto de cualquier cliente «en menos de lo que dura un pirulí a la puerta de un colegio» como decía mi madre que en gloria esté.

Con este panorama y para poder estirar al máximo el presupuesto hemos optado por una estrategia de long tail y el uso restrictivo de concordancias (amplia modificada, de frase y exacta) que han impedido que se evapore el pequeño presupuesto con el que contaba el cliente. Conseguir unas tasas de CTR tan elevadas en un sector tan competido es quizá la mejor recompensa que podemos obtener a nuestro trabajo.

Si te interesa saber un poco más sobre la optimización de Google AdWords te recomendamos el artículo que escribimos a principios de 2012. Y si quieres que te ayudemos a optimizar tu cuenta de AdWords no dudes en darnos un silbidito.

06 Jun

El estimador de conversiones de Google AdWords

El objetivo de cualquier campaña de Adwords es generar tráfico cualificado a una web o landing page. Para poder diferenciar el tráfico de pago del tráfico gratuito sólo tenemos que enlazar la cuenta de Google AdWords con la de Google Analytics. Si no lo hacemos, todas las visitas tendrán como origen el buscador Google y/o las páginas donde los clientes hayan hecho clic en los anuncios de AdSense. Es decir, será tráfico indiferenciado.

Cuando hacemos clic en un anuncio de AdWords o de AdSense recibimos una cookie. Al estar enlazadas las cuentas, Google Analytics identifica esa cookie y asigna el origen a la campaña de AdWords.

Y aunque suele haber un ligero desfase entre las cifras de clics que nos facilita Google AdWords y el número de visitas y usuarios únicos que nos da Google Analytics, conseguiríamos tener una visión muy real del tráfico total que recibimos (pero de forma indiferenciada, agregado tanto el tráfico gratuito como el tráfico de pago).

¿Cómo podemos saber si merece la pena la inversión en Adwords que estamos haciendo? ¿Cuál de los soportes que utilizamos funciona mejor, el buscador Google o las páginas web que soportan nuestros anuncios de display? ¿Cuál es la campaña que mejor funciona por generación de tráfico? ¿Qué palabras clave de la campaña consiguen los mejores objetivos?

El seguimiento de conversiones es una herramienta que nos ofrece Google AdWords de forma adicional para mostrarnos si el clic del cliente se convierte en negocio, es decir, si se suscribe a un boletín informativo, si rellena algún formulario para recibir más información, si compra nuestro producto, etc.

Para realizar el seguimiento de conversiones sólo tenemos que insertar un pequeño fragmento de javascript en el código HTML de la página web que los clientes verán después de completar una conversión, como la página de «gracias» que obtenemos después de realizar una compra. Y ese fragmento de código nos permite controlar qué palabras clave, anuncios y campañas son los que aportan beneficios.

El seguimiento de conversiones es útil para quien quiera:

a) Conectar las palabras clave y los anuncios con los objetivos de la web (y del negocio).
b) Mejorar el retorno de la inversión (ROI), ajustando la inversión donde produce más beneficios.

05 Jun

Google+ Local, la guerra por la geolocalización

El PageRank 4 de la web Instituto Biomar

Todo parte de una visión. Alrededor de 2004 los estrategas de marketing predicen que en un futuro no muy lejano (2015) la geolocalización de servicios será una de las piedras angulares del uso internet. Tanto la publicidad (que no hay que olvidar que es la principal fuente de ingresos de Google) como los servicios se prestarán en función de la ubicación de los usuarios.

El logotipo de Google MapsA partir de ese momento la historia se acelera. En febrero de 2005 Google presenta el servicio global Google Maps y cede libremente su API a quien lo desee. Además de poderse buscar direcciones, códigos postales, estaciones de metro, rutas desde un determinado lugar, Google señala sobre Google Maps la ubicación exacta de toda clase de negocios (tiendas, restaurantes, servicios profesionales, etc) y para ello establece acuerdos con directorios locales (empresas similares a páginas amarillas) para que le proporcionen los datos de las empresas nacionales.

Los proveedores de directorios locales no cuentan con listados que recojan todas las empresas, sólo a sus anunciantes, así que Google tiene que extender el acuerdo a empresas de información financiera (tipo Axesor y eInforma en España) que sí le permiten situar más empresas sobre Google Maps.

Google Local Business CenterPero esto no es suficiente, la información sigue siendo incompleta. Así que Google crea un servicio que se llama Local Business Center que permite que empresas y profesionales elaboren una ficha de sus negocios añadiendo imágenes e información sobre sus productos y servicios.

Google facilita además que todas las empresas que lo deseen puedan anunciarse en Google Maps haciendo uso de las extensiones de los anuncios de Google AdWords (red pin). Es decir, un usuario que busque sobre el plano de Google Maps un hotel o un restaurantes en una ciudad podrá ver anuncios de AdWords.

Google PlacesComo no obteniene los resultados esperados, en abril de 2010 Google decide relanzar el servicio Local Business Center y le cambia en nombre por el de Google Places. Además establece nuevos acuerdos con otras empresas de local listing (11870.com, salir.es, etc) que proporcionan a cada una de las fichas de negocio las reseñas, comentarios y valoraciones de sus usuarios y clientes.

Es obvio que Google está haciendo un esfuerzo económico, una inversión, por hacerse con toda la información empresarial. Ya tiene el 98% de la cuota de búsquedas que realizan los usuarios y parece que desea un porcentaje similar en las páginas de respuesta. Está vallando el desierto, porque en España (y nos imaginamos que en otros muchos países) el 70 por ciento de las empresas no tienen página web y las páginas de Google Places pueden sustituir perfectamente cualquier web y servir como landing page del servicio AdWords Express (blue pin).

Esta impresionante inversión dará su retorno a Google a través de varias vías: la publicitaria (AdWords, AdWords Express), por los pagos que realicen los propietarios por estar recogidos en una inmensa base de datos que muestra resultados ordenados en función de la localidad y categoría en la que se busca (modelo que sigue el directorio local español 11870.com, uno de cuyos socios fundadores fue Bernardo Hernández quien volverá a aparecer unas líneas más abajo), o por ser parte de un proyecto mayor centrado en las empresas locales. ¿Sabes a qué nos referimos?

La búsqueda local es cada vez más importante y su peso específico mayor. Empresas como Foursquare consiguen propagarse y extenderse entre los usuarios. Se están convirtiendo en fuente de información a las que los usuarios consultan antes de salir, hacen check-in cuando llegan a los locales, reservan y emiten valoraciones y comparten sus descubrimientos y comentarios a través de redes sociales. Otros buscadores de ocio como TripAdvisor y, como no, Facebook (y Tuenti en España), se apropian también de este tipo de información y recomendaciones, tratan de ser los nombres de los nuevos soportes publicitarios que utilizará la publicidad local en un futuro cada vez más inmediato.

Google, la mayor agencia del publicidad del mundo no está dispuesta a sacrificar ni compartir una mínima parte de su fuente de ingresos. Es más, quiere que el suculento pastel de la publicidad local sea sólo para ellos. ¿Sabes de cuánto dinero hablamos? 

Captura de pantalla de la búsqueda restaurantes Madrid en Google+ LocalEn julio de 2011 Google lanza su red social Google+, en octubre de ese mismo año compra las guías Zagat y en mayo de 2012 recicla su servicio Google Places para integrarlo en esta nueva red social cambiándole de nuevo el nombre a Google+ Local y nombra a Bernardo Hernandez (director de Google Maps y Google Earth) responsable mundial de producto. La nueva función está integrada en la búsqueda, los mapas, las aplicaciones móviles y está disponible como una nueva pestaña en Google+ (a la izquierda de la pantalla).

El buscador se adapta así a evolución del uso de internet a través de dispositivos móviles permanentemente geolocalizados. Los usuarios dejan de ser usuarios globales y anónimos y se transforman en usuarios locales e identificados a través de las aplicaciones a las que están conectados (Google+, Twitter, Facebook).

Para una búsqueda Google ofrecerá resultados orgánicos ordenados por popularidad y también aquellos que están promocionados (AdWords y Adwords Express). A través de Google+ Local, Google ofrecerá a los miembros de Google+ resultados de búsquedas que tienen en cuenta su perfil de usuario de esta red social.

«La idea es que cuando yo realizo una búsqueda para ir a comer, por ejemplo, a un restaurante italiano, obtenga unos resultados que serán distintos de los de otra persona porque se basarán en las recomendaciones de personas que conozca», explica Bernardo Hernández quien añade «representa un antes y un después en las páginas de resultados de los buscadores».

Por el momento Google+ Local está en fase de lanzamiento y su oferta informativa se centra en ocio y consumo, básicamente restaurantes, bares, discotecas… Pero es indudable que en un plazo muy breve de tiempo se transformará y surgirá (al menos en Estados Unidos) un nuevo servicio. ¿Sabes a qué nos referimos?

18 Ene

La optimización en AdWords

La optimización en Google Adwords se basa en incrementar el nivel de calidad (Quality Score) de todas las palabras clave para reducir el coste por clic (CPC), mejorar la posición de los anuncios (Ad Rank) y aumentar el número de impresiones, clics (CTR) y conversiones a las que puede optar el anunciante.
Leer más